Aunque es habitual que sólo nos acordemos de los neumáticos cuando tenemos un pinchazo, son el nexo de unión entre nuestro vehículo y el asfalto, por lo que un buen cuidado, mantenimiento y revisión, pueden ser vitales para la seguridad y el perfecto funcionamiento del coche.

En Pellicer Motor, queremos asegurarnos del correcto mantenimiento de todos los componentes del vehículo, para no sólo garantizar la seguridad de los ocupantes, sino el máximo confort a la hora del desplazamiento.

 

Estos consejos para el cuidado de los neumáticos alargarán su vida útil y permitirán un mayor disfrute en cualquier travesía:

  1. Revisar la presión de los neumáticos una vez al mes, si es superior al 20 % de lo requerido, el desgaste se producirá en la parte central. Cuando es demasiado baja, el desgaste ocurrirá en la parte externa, pero en ambos casos, las consecuencias serán la reducción de la superficie de contacto con el asfalto y la disminución del agarre.

  1. Prestar atención a la carga del vehículo. El peso que lleve el coche influirá en la presión de los neumáticos. Incrementar la carga del automóvil y no revisar la presión, equivaldría a viajar con los neumáticos casi vacíos. Éste debe ser un chequeo rutinario antes de cada viaje que, además, disminuirá el consumo de combustible.

  1. Controlar el dibujo del neumático, cuya profundidad determina la capacidad de agarre y tracción de las ruedas, además de la capacidad de expulsar el agua que corre a través de esos surcos. Durante el invierno, esta revisión ayudará a evitar que el neumático sólo tenga contacto con el agua y no con el suelo y esto aumenta el riesgo de deslizamiento.

Algunos neumáticos tienen indicadores que permiten comprobar el desgaste. Se trata de una especie de testigos, en los canales de la banda de rodamiento. También podemos medir la profundidad utilizando una moneda, lo ideal es que esta sea superior a 1,6 milímetros. Al colocar una moneda de un euro en el dibujo, debemos poder ver el borde dorado. Si no es así, es momento de cambiarlo. Además, debemos comprobar que la profundidad sea la misma tanto en la parte central como en el exterior del neumático.

  1. Revisar periódicamente el exterior del neumático para detectar fugas. Perforaciones imperceptibles, escape de aire a través de los componentes o una disminución de la temperatura son posibles causas. Ante la menor sospecha es recomendable recurrir al taller para evitar incidencias indeseadas.

  1. Revisar válvulas y tapones. Una simple inspección visual nos permite determinar el estado de estos componentes mecánicos que contribuyen a la seguridad del vehículo. Si están agrietadas pueden doblarse por la velocidad y perder aire, por lo que conviene recurrir a un especialista.

  1. Conducir con prudencia. Las altas velocidades aumentan la temperatura del neumático y su desgaste. En las curvas hay que tener precaución. Trazarlas de manera forzada y a grandes velocidades obliga a un agarre agresivo de la carretera y puede ocasionar serios daños que van directamente en contra del cuidado de los neumáticos.

Es importante evitar aceleraciones y frenazos bruscos.  Aumentan el desgaste de la banda de rodamiento y degradan la goma por el incremento del calor.

  1. Precaución con socavones y bordillos. Todos son peligrosos, los huecos hay que evitarlos a toda costa, pues ocasionan deformaciones o bultos y roturas en los neumáticos. A la hora de estacionar, se debe cuidar de no rozar ni golpear el borde de la acera. Aunque muchas veces imperceptibles, los daños pueden ser irreparables.

  1. Alineación correcta de los neumáticos. Cuando el neumático pierde alineación, las ruedas se apoyan de manera inadecuada y el desgaste será irregular y prematuro. En las ruedas traseras también se producen desajustes que hay que corregir.

La vida útil de un neumático no excede los 10 años. Su duración dependerá del tiempo y el uso. Si tiene más de cinco años, debe hacerse una revisión exhaustiva al menos una vez al año. Cuando la rueda alcanza la década, aunque parezcan estar en buen estado, se debe sustituir.

En nuestro taller, los especialistas de Pellicer Motor, están preparados para resolver las dudas que puedan surgir para un mantenimiento perfecto de tu vehículo.

print