Cómo se deben cambiar las escobillas del coche

Cómo se deben cambiar las escobillas del coche

Unas piezas básicas en las que pocas personas piensan, pero que resultan ser usadas por una amplia cantidad de conductores, ya que son las herramientas perfectas para mantener limpio el parabrisas, y poder tener un rango de visión claro mientras se conduce, ofreciendo mucha seguridad detrás del volante.

Razones para cambiar las escobillas del coche

Estas son generalmente duraderas, pero a causa del calor al cual pueden verse expuestas, las escobillas del limpiaparabrisas se pueden dañar, ya que son de plástico, el cual se desgasta con el sol. Cuando estas se desgastan no limpian de manera uniforme, sino que dejan partes sucias en el cristal.

Además, cuando estas son impregnadas con alguna sustancia aceitosa a causa del algún accidente en la carretera o por cualquier otra razón, quedan completamente estropeadas, ya que dejarán marcas de aceite sobre el parabrisas delantero, lo que dificulta en gran manera la visibilidad, y si esto sucede de noche, el riesgo aumenta.

Al mismo tiempo, cuando las escobillas del coche ya se encuentran gastadas, lo más probable es entrar en razón de esto durante alguna precipitación, ya que no removerán el agua o la nieve de manera efectiva, por lo que el camino perderá visibilidad, y puede incluso ocasionar un accidente en el cual muchas personas pueden salir heridas.

De todo esto se puede deducir que las escobillas no solo son un artículo de limpieza, el cual se usa para tener un parabrisas frontal bonito, sino que son complementos de seguridad que despejan el rango de visibilidad que un conductor puede tener, salvando así no solo la vida de quienes van dentro el coche, sino de posibles personas que estén en las cercanías.

Cómo realizar el cambio de escobillas

Para quien nunca lo haya hecho, puede parecer una tarea complicada, pero en realidad estas constan de algunos seguros mecánicos que deben ser soltados para permitir retirar las escobillas viejas, y encajar las nuevas sin necesidad de hacer mucho esfuerzo, por lo que siguiendo estos simples pasos, cualquier persona debería ser capaz de cambiar las escobillas de su coche.

1. Elegir las correctas

Estas no son elegidas por simple gusto, ya que en cuanto a vistosidad, la variedad no es mucha. De hecho, estas son elegidas según el vehículo que se posea, ya que son de cierta longitud para cada parabrisas. Además, es necesario comparar los anclajes de las escobillas nuevas, los cuales deben ser iguales a los que poseen las escobillas originales.

2. Colocarlos en posición

Aunque se vea antiestético, esto solo será por un par de minutos. Cuando se deba cambiar las escobillas, se deben activar los limpiaparabrisas y dejarlos en posición vertical, lo que facilita el acceso a los mismos, no solo para retirar los viejos, sino para poder colocar cómodamente los nuevos.

Para esto, se activan los limpiaparabrisas y en lo que lleguen a la parte más alta se retira la llave del coche, así estos quedan en dicha posición, y se puede comenzar el cambio.

3. Ejercer presión

No se necesitan herramientas ya que los anclajes entran a presión, y una vez que estos se identifican, se pueden presionar con una mano, y con la otra se retira la escobilla vieja. Cuando estén saliendo se podrá escuchar un chasquido, el cual indica que ya están sueltos para salir fácilmente. Estos no requieren mucha fuerza para ser retirados.

Colocar las escobillas nuevas es incluso más fácil, ya que solo es necesario encajarlas en los mismos soportes y empujar suavemente hasta escuchar un clic, que indica que las escobillas están en su lugar.

Por último se vuelve a encender el coche, se llevan los limpiaparabrisas a su sitio normal, y se apaga el coche. De esta forma se tienen escobillas nuevas en el vehículo.

Coches nuevos

Generalmente, los coches nuevos (a partir del 2000) comparten diversos tipos de escobillas, por lo que la de uno le puede servir a varios, por lo que es muy fácil encontrar la que sea requerida. 

Si no se sabe cuáles son las que se debe usar, se puede ir a la tienda directamente con el coche, y solicitarle a uno de los empleados que realice la comparación entre las nuevas y las viejas directamente en el coche para saber cuáles se deben comprar.

Al mismo tiempo, el sistema de seguro rápido que poseen los coches es estándar en gran mayoría de vehículos, de hecho, los coches de alta gama e incluso hiperautos utilizan las mismas escobillas que un Toyota Prius. Sumado a esto, los precios de estas piezas son bajos, por lo que no representan una gran inversión.

Para cualquier información adicional no duces en contactar con nuestro equipo de Pellicer Motor.

¿Aceptas nuestras Cookies?

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en la web.