¿Cómo viajar con la bici en el coche?

Llega el buen tiempo y aumentan las ganas de combinar el deporte con el ocio. La bicicleta es un aliado perfecto para descubrir paisajes al tiempo que ejercitamos el corazón en nuestros viajes. Pero cómo trasportarla en nuestro coche cuando decidimos viajar con ellas. ¿Cómo afecta el sistema de trasporte al consumo de gasolina? ¿Qué sistema es más cómodo?

Unos 250 millones de personas montan en bici en la Unión Europea, según datos de la Federación de Ciclistas Europeos. El ciclismo está creciendo a un ritmo imparable y eso obliga a adoptar nuevas formas de circular a conductores, peatones y ciclistas. El aumento de bicis no sólo se nota en el número de ciclistas, sino también en el de coches que transportan bicicletas, ya sea en el techo, detrás o en su interior.

De hecho, aunque el ciclismo urbano está creciendo y el de carretera se mantiene, el que está tirando del mercado es el de montaña. La mountain bike es la elegida por casi todos los españoles a la hora de comprar una bicicleta y, sin embargo, no todo el mundo tiene un bosque en la puerta de su casa.

Cada vez es más habitual, sobre todo en fines de semana, encontrarse en la carretera con coches que transportan bicicletas, ya que cada vez son más las personas que trasladan su mountain bike al pueblo, la sierra, el bosque o la senda donde comenzará su excursión. Pero cuál es el sistema más cómodo.

En primer lugar, conviene aclarara que el uso de sistemas de anclaje para la bicicleta es totalmente obligatorio, ya que llevarla sin ningún tipo de sujeción acarrea multas importantes, aparte de los riesgos de seguridad que supone llevar un volumen suelto en el vehículo ante un hipotético frenado.

Partiendo de la seguridad como requisito esencial para cualquier viaje, tenemos diferentes opciones de trasporte, dependiendo del gusto del consumidor, del presupuesto que quiera invertir en ello, así como de la frecuencia de uso.

  • PORTABICIS TRASERO. Una de las mejores opciones porque no incrementan demasiado el consumo de gasolina, son fáciles de montar y desmontar, económicos y guardarlos resulta rápido y sencillo. Suelen ir enganchados por detrás al maletero. Importante: se deben complementar con la señal V-20 o podemos ser multados por incumplir esta norma.
  • PORTABICIS EN EL TECHO. Quizás los más vistos, o los más llamativos. Su mayor desventaja es que con ellos aumenta el consumo de gasolina. También que hay que subir las bicis a pulso antes de cada viaje. El portabicis en el techo es uno de los más usados, pese a estos ligeros inconvenientes.
  • PORTABICIS INTERIOR. Son los más cómodos, pero tienes que tener un coche diseñado para ello (hay modelos específicos) o con espacio suficiente para instalar un sistema que permita anclar las bicis. No están pensados para ciclistas ocasionales sino para ruteros incombustibles a los que no les importe pagar un poco más en aras de la comodidad.
  • PORTABICIS BOLA DE REMOLQUE. Es una buena opción para transportar bicis a diario y para mover de 2 a 4 unidades. Recomendable para ciclistas muy activos, aunque algo más cara que las opciones de techo o maletero. Los portabicis traseros son muy funcionales aunque requieren instalación.
  • REMOLQUE. La menos habitual de las cinco. Requiere cierta habilidad en la conducción y tener espacio suficiente para guardar el remolque, pero es tan válida como la que más si nos hacemos a ella.

En Pellicer Motor, disponemos de un equipo cualificado para asesorarte en cualquier duda relacionada con el mundo del motor. El ocio de nuestros clientes y amigos nos importa mucho, pero su seguridad aún más.

¿Aceptas nuestras Cookies?

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en la web.