Lo que debes saber para tener un motor diésel eterno

Hoy en día, los motores diésel de última generación incluyen tantas tecnologías que un simple fallo o avería puede incluso superar los 3.500 €. Pero tranquilo porque con estos simples trucos conseguirás  que tu motor dure toda la vida. Sólo tienes que hacer lo que comentamos en este artículo.Consulta el libro de mantenimiento de tu vehículo para saber cuándo tienes que realizar la siguiente revisión o qué tipo de aceite o repuestos debes usar. Presta atención a los plazos y usa siempre recambios que tengan unas especificaciones adecuadas a tu coche, ya que sino las probabilidades de sufrir una avería son mucho mayores. Dependerá de lo que necesite tu coche pero, por lo general, la media de estas revisiones está en unos 250 euros… pero te ahorra una enorme cantidad de dinero si algo falla.No es recomendable que pares el motor si durante los últimos 5-10 minutos si has estado circulando por una autopista o has subido un puerto de montaña. En tal caso, si apagas el motor rápido, el aceite puede acumularse en la turbina y debido al calor generado puede carbonizarse, lo que podría romper el turbo y suponerte unos 1000 euros de avería.

 

Es importante repostar antes de que la aguja del nivel de carburante baje por lo menos a un cuarto del depósito. Las impurezas del carburante se pueden acumular en el fondo o incluso llegar al sistema de alimentación, pudiendo dañar los inyectores o la bomba y, en este caso, la avería ya te supondría unos 120 euros si el problema está en la bomba del depósito, o unos 600 euros si es el sistema de inyección el afectado.

No repostes si…

Si cuando vas a echar carburante ves que en la gasolinera hay algún camión cisterna rellenando sus tanques, lo mejor es que te des media vuelta y te marches, porque lo más probable es que a tu coche le entren partículas de impurezas o humedad, procedentes del carburante de los tanques, que acaba de ser removido. Si, por alguna casualidad, estas partículas entran al depósito, estropearía el sistema de inyección. En estos casos, la avería puede ir desde los 600 euros si se trata de un inyector o hasta los 3.000 euros si el problema está en el sistema de inyección.

Por norma general, las estaciones de servicio tienen prohibido vender carburante hasta que no haya pasado una hora desde la recarga de los tanques, aunque casi nunca se cumple.

 

Si el motor está frío, lo mejor es esperar unos 10 segundos al ralentí antes de comenzar a circular, sobre todo en invierno ya que el coche está más frío. Con ello, te asegurarás de que la bomba de aceite ha tenido el tiempo suficiente como para que el aceite haya comenzado a lubricar todo el motor.

Tampoco es es nada recomendable acelerar a tope ni superar las 2.500/3.000 rpm hasta que el indicador de temperatura del motor no marque su temperatura normal (90 ºC aproximadamente). En tal caso, el desgaste interno de las piezas del motor se aceleraría y, con ello, su vida útil.

print